Tipo de receta: Plato principal
Comensales: 2
Tiempo de preparación: 15 min
Tiempo de cocción: 45 min
Ingredientes:
2 berenjenas
1 cebolla
Un calabacín mediano
1 zanahoria rallada
Sal, pimienta y aceite de oliva
Cualquier verdura que quieras añadir (setas, pimiento, puerro, etc..)
Alga nori en copos
Para la bechamel:
1 cebolla
Sal y aceite de oliva
3 cucharadas de harina integral de espelta
Media taza de leche de avena
2 cucharadas de almendra molida (opcional)
Preparación:
1. Cortamos las berenjenas por la mitad y sacamos la parte de la “carne” o parte blanca.
2. Pasamos la piel por la sartén con un poco de aceite para que quede blanda.
3. Cortamos la cebolla y la pochamos con un poco de aceite y sal en una sartén 10 minutos.
4. A esta sartén añadimos el calabacín y la parte interior de la berenjena cortados en taquitos muy pequeños junto a la zanahoria rallada y el alga nori.
5. Dejamos que se cocine con la sartén tapada durante 15 minutos hasta que las verduras estén jugosas (pínchalas con un tenedor y lo comprobarás).
6. Ponemos en una fuente de horno las pieles de la berenjena y rellenamos con las verduras.
7. Echa la bechamel por encima de las berenjenas y al horno gratinando 10 minutos a 200º.
8. A esta bechamel puedes darle un toque crujiente parecido al queso rallado añadiéndole almendra molida.

Cómo hacer berenjenas rellenas veganas sin morir en el intento

/
Tipo de receta: Plato principal
Comensales: 2
Tiempo de preparación: 15 min
Tiempo de cocción: 45 min
Ingredientes:
2 berenjenas
1 cebolla
Un calabacín mediano
1 zanahoria rallada
Sal, pimienta y aceite de oliva
Cualquier verdura que quieras añadir (setas, pimiento, puerro, etc..)
Alga nori en copos
Para la bechamel:
1 cebolla
Sal y aceite de oliva
3 cucharadas de harina integral de espelta
Media taza de leche de avena
2 cucharadas de almendra molida (opcional)
Preparación:
1. Cortamos las berenjenas por la mitad y sacamos la parte de la “carne” o parte blanca.
2. Pasamos la piel por la sartén con un poco de aceite para que quede blanda.
3. Cortamos la cebolla y la pochamos con un poco de aceite y sal en una sartén 10 minutos.
4. A esta sartén añadimos el calabacín y la parte interior de la berenjena cortados en taquitos muy pequeños junto a la zanahoria rallada y el alga nori.
5. Dejamos que se cocine con la sartén tapada durante 15 minutos hasta que las verduras estén jugosas (pínchalas con un tenedor y lo comprobarás).
6. Ponemos en una fuente de horno las pieles de la berenjena y rellenamos con las verduras.
7. Echa la bechamel por encima de las berenjenas y al horno gratinando 10 minutos a 200º.
8. A esta bechamel puedes darle un toque crujiente parecido al queso rallado añadiéndole almendra molida.

Has probado a hacerlas un montón de veces pero o te ha quedado la piel dura o no te planteas hacer una bechamel vegana. Todo eso tiene solución. ¿Te la cuento?

Cómo hacer que la piel no quede dura

El truco consiste en vaciar la berenjena y pasar la piel por la sartén con un poco de aceite primero por la parte blanca y cuando esté un poco blanda por la parte oscura. Así conseguimos que quede blanda y también no depender de la cocción del horno para saborearla en su punto. Cuidado no pongas demasiado aceite, que la parte blanca se lo chupa todo.

Haz una bechamel vegana que parezca una bechamel corriente

Para hacer una bechamel vegana hay que seguir varios pasos:

  • Cortar una cebolla muy pequeñito y sofreírla hasta que quede transparente con un poco de sal.
  • Cuando esté tierna añadimos 3 cucharadas de la harina que quieras (yo siempre uso harina de espelta integral) y removerla para que quede integrada con la cebolla pochada. Así eliminamos el sabor a harina.
  • Será entonces cuando añadiremos media taza de leche de avena (vale cualquier bebida vegetal sin azúcar) hasta que espese un poco.
  • Pasamos por la batidora con una pizca de nuez moscada.
  • Ajustamos la sal y ¡listo!

Ya tenemos una bechamel perfecta sin lácteos para gratinar cualquier plato.

Un menú vegano nutricionalmente completo con berenjenas rellenas

Ya tenemos todas las verduras que necesitamos para conseguir las vitaminas y el alga que nos aporta sales minerales.

Faltan los hidratos de carbono que conseguiremos con un cereal. Puedes acompañarlas con un poco de arroz integral o unas Croquetas veganas de mijo.

Para conseguir la proteína mi sugerencia es un poco de seitán a la plancha. Tienes la receta de seitán casero aquí.

 

El resultado es un plato muy sabroso que impresiona a cualquier invitado.

Es cierto, es un plato elaborado, pero para comidas especiales con pocas personas es ideal. Siempre se acaba.

¿Lo has probado? ¿qué tal te ha salido? Cuéntamelo, deja un comentario.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.