Tipo de receta: Cosmética vegana casera: crema hidratante
Comensales:
Tiempo de preparación: 10 min
Tiempo de cocción:
Ingredientes:
4 cucharadas de manteca de cacao
2 cucharadas de aceite de coco
2 cucharadas de aceite de almendras
Una gota del aceite esencial que quieras, yo he puesto de limón
Preparación:
Se derrite al baño maría la manteca, se mezcla con el resto de ingredientes y dejamos a temperatura ambiente.
Solidificará y se formará una pasta que se puede extender, pero que no es líquida.

Cómo reducir los productos de tu baño y hacer una crema hidratante vegana casera con 4 ingredientes en 10 minutos

Tipo de receta: Cosmética vegana casera: crema hidratante
Comensales:
Tiempo de preparación: 10 min
Tiempo de cocción:
Ingredientes:
4 cucharadas de manteca de cacao
2 cucharadas de aceite de coco
2 cucharadas de aceite de almendras
Una gota del aceite esencial que quieras, yo he puesto de limón
Preparación:
Se derrite al baño maría la manteca, se mezcla con el resto de ingredientes y dejamos a temperatura ambiente.
Solidificará y se formará una pasta que se puede extender, pero que no es líquida.

En mi afán por tener en casa productos lo más naturales posible esta semana he estado investigando otras posibilidades y he encontrado esta opción fácil y al alcance de cualquiera: una crema hidratante con 4 ingredientes absolutamente vegana y casera.

Crema hidratante vegana: por qué cosmética natural

Me considero una vegana no radical, lo que significa que me adapto a todo tipo de situaciones y he tenido muchas temporadas en mi vida en las que no he sido vegana, sino flexivegetariana (si, de esos vegetarianos que a veces comen pescado o carne, o marisco).

Mis razones para acercarme a la cocina vegana y adoptar ese tipo de alimentación en casa están mucho más unidas a la salud que a la protección de animales, por eso siempre tiendo a utilizar productos cuanto más naturales mejor, prestando atención a la cantidad de químicos que llevan. Esto no sólo se aplica los alimentos, sino también a los productos de higiene personal.

Cuando vamos cambiando la alimentación, nuestro cuerpo empieza a sentirse más limpio, nuestros olores se vuelven menos intensos y, al dejar de contaminar nuestro cuerpo por dentro y por fuera, nuestras sensaciones cambian, igual que el estado de ánimo.

También pasa cuando dejamos de utilizar elementos químicos en otros productos como los jabones, exfoliantes, maquillaje y otros productos que utilizamos para el cuidado personal.

Pero todo responde a un cambio interno. Cuanto más concienciand@ estás de la importancia de lo natural en tu salud, más vas cambiando tus costumbres.

Eso sí, poco a poco. Siempre poniéndotelo fácil.

Igual que hacemos con nuestra despensa cuando queremos empezar a comer de forma más limpia, empiezan a notarse cambios en nuestras salas de baño.

Por eso te traigo unos cuantos trucos para empezar a hacer ese tipo de limpieza.

 

 

Cómo hacer una limpieza de productos en tu baño

Hace unos meses decidí deshacerme de todas las cremas, jabones, pastas de dientes, exfoliantes, desodorantes y derivados que tenía en casa que guardaba “por si acaso”. Los regalé por Navidad y me quedé sólo con los imprescindibles.

Hoy ese conjunto de productos que hay en mi baño ocupan poco espacio y cada vez son más naturales. Cuando estaba a punto de acabarse la crema hidratante, por ejemplo, he decidido probar a hacerla yo misma y la verdad es que el resultado me ha encantado.

No vamos a ser radicales, no hace falta tirarlo todo. Hay que ir por partes: el objetivo es quedarnos sólo con aquellos productos que nos gustan y nos hacen sentir bien.

Te voy a contar varios trucos o pasos para que lo hagas de forma paulatina:

  • Coge todas las cremas de cualquier tipo y quédate sólo con las que utilizas y te gustan de verdad. Si quieres quedarte con alguna más que sea porque es la siguiente que vas a usar cuando se acabe la que estás utilizando.
  • Colonias, desodorantes y exfoliantes. Desecha todos los olores con los que ya no te identifiques.
  • Pastas de dientes: el flúor es nuestro gran enemigo pero no hace falta tirarlas todas, quédate con un tubo que vayas a terminar y regala el resto (siempre que estén sin empezar jajaja).
  • Sales de baño, geles de hoteles, productos de oferta o de promoción. Quédate sólo con los que vayas a utilizar de verdad. Elimina el grupo “por si acaso”. Reserva si quieres un lote para viajes pero que contenga 3 productos como máximo.
  • En una caja guarda todo lo que no vas a utilizar y cada vez que tengas una comida, un cumpleaños, o una persona a la que sabes que le va a venir bien el producto, lo envuelves y lo regalas. No hace falta que lo tires, muchas veces regalando te sientes mucho mejor que tirando. Y no necesitas gastar dinero. Es puro reciclaje.
  • Conforme vayas terminando los productos que has decidido utilizar sustitúyelos por otros caseros, o más naturales.

Gracias a este procedimiento he dejado de llevar protectores labiales diferentes en cada bolso, de tener demasiadas cremas para las manos repartidas en los lugares más insospechados y de llevar enormes neceseres para los viajes.
Es una forma de ahorrar, porque sólo tienes lo que necesitas y te sientes más ligera porque tu baño no está repleto de productos.

Eso sí, es un cambio que sólo realizas cuando te has dado cuenta de que no necesitas tantas cosas, es la muestra externa de un cambio interno.

 

¿Y tú? ¿Te animas a probar una versión sencilla de tus productos de baño?

Espero que este artículo te sirva para sentirte mejor, para hacer sitio a la energía de la primavera. Es como un detox de tus productos personales jeje

Un abrazo vegano
Mar

 

5 comentarios

  • Judith Arbat says:

    Que buenos consejos! Tenemos mucho trabajo de concienciación de tóxicos en los cosméticos habituales los baños están llenos de productos con innumerables ingredientes que nos hacen daño… Des de un simple gel corporal, pasando por champús, desodorantes, pastas de dientes, cremas faciales, incluso protectores solares… Formo parte de un colectivo de habitos saludables que damos charlas gratuitas de concienciación, y nos financiamos con la venta de productos naturales, para aquellos que no tienen tiempo, o les cuesta fabricarselos. Grácias por el post, es muy interesante! Un abrazo!

  • Montse says:

    Me encanta la idea de seleccionar lo que no usas y regalarlo, creo que también voy a aplicarlo a los objetos de decoración.
    Respecto a la crema ¿Dónde puedo comprar los ingredientes?
    Gracias!

    • Mar says:

      Hola Montse!
      Qué bien que vayas a aplicar la idea de regalar lo que no usas, es increíble la cantidad de cosas y de peso emocional que nos quitamos de encima al hacer este tipo de limpiezas. Lo recomiendo en cualquier ámbito: vale para ropa, bolsos y accesorios, decoración, productos de higiene personal, maquillaje, libros, revistas o cualquier otra cosa que se te ocurra.
      Con respecto a los ingredientes, los puedes encontrar en cualquier herboristería.
      Un abrazo vegano
      Mar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.