Tipo de receta: tapas veganas, verduras
Comensales: 4
Tiempo de preparación: 10 min
Tiempo de cocción: 15 min
Ingredientes:
400 gr de espinacas (frescas o congeladas)
2 ó 3 peras
Piñones
Pan rallado
Harina de garbanzos
Aceite de oliva virgen
Pimienta negra y Sal
Para la bechamel: una cebolla, 3 cucharadas de harina integral, medio vaso de leche de avena y una pizca de nuez moscada
Preparación:
1. Cocemos las espinacas en agua con sal hasta que estén blandas. Escurre bien y reserva. Pela las peras y cuécelas unos minutos.
2. Dora un puñado de piñones en una sartén con unas gotitas de aceite. Añade la pera cocida y machacada con un tenedor, y las espinacas, y rehoga unos minutos. Corrige de sal y espolvorea un poco de pimienta negra molida.
3. Mientras prepara la bechamel pochando la cebolla con sal 10 minutos y después incorporas la harina y la cocinas un poco. Añades la leche de avena y con la nuez moscada trituras con la batidora.
4. Une la bechamel a las espinacas y mezcla bien. Déjalo enfriar.
5. Dales forma de croqueta y reboza en 2 cucharadas de harina de garbanzos mezclada con un poco de agua para que parezca huevo y luego en pan rallado.
6. En una sartén con aceite muy caliente freímos y escurrimos en papel de cocina.

Croquetas de espinacas y pera: cena vegana para niños

/ / / /
Tipo de receta: tapas veganas, verduras
Comensales: 4
Tiempo de preparación: 10 min
Tiempo de cocción: 15 min
Ingredientes:
400 gr de espinacas (frescas o congeladas)
2 ó 3 peras
Piñones
Pan rallado
Harina de garbanzos
Aceite de oliva virgen
Pimienta negra y Sal
Para la bechamel: una cebolla, 3 cucharadas de harina integral, medio vaso de leche de avena y una pizca de nuez moscada
Preparación:
1. Cocemos las espinacas en agua con sal hasta que estén blandas. Escurre bien y reserva. Pela las peras y cuécelas unos minutos.
2. Dora un puñado de piñones en una sartén con unas gotitas de aceite. Añade la pera cocida y machacada con un tenedor, y las espinacas, y rehoga unos minutos. Corrige de sal y espolvorea un poco de pimienta negra molida.
3. Mientras prepara la bechamel pochando la cebolla con sal 10 minutos y después incorporas la harina y la cocinas un poco. Añades la leche de avena y con la nuez moscada trituras con la batidora.
4. Une la bechamel a las espinacas y mezcla bien. Déjalo enfriar.
5. Dales forma de croqueta y reboza en 2 cucharadas de harina de garbanzos mezclada con un poco de agua para que parezca huevo y luego en pan rallado.
6. En una sartén con aceite muy caliente freímos y escurrimos en papel de cocina.

Croquetas de espinacas y pera, vaya mezcla. Pues está riquísimo!

Desde que empecé con esto del blog he ido recibiendo emails llenos de sugerencias y uno de los problemas que más me comentan es conseguir recetas que les gusten a los niños.

Ya sabemos que las verduras y los niños no son siempre compatibles pero las croquetas con un puntito dulce siempre tienen éxito, por eso esta receta les encantará.


¿Te gustaría veganizar tu dieta mejorando tu salud y protegiendo el planeta sin carencias? 

Aprende cómo hacerlo por sólo 17€/mes en la ​

Escuela de Cocina Vegana Online La Mar de Rico

Hidden Content

La bechamel en las croquetas veganas

El mayor problema de las croquetas veganas suele ser conseguir una bechamel contundente sin utilizar lácteos.

Tengo la solución! Sustituye la leche de vaca por leche de avena sin azúcar. Es ideal para las recetas saladas. Pero ten en cuenta que la leche de vaca es más densa, así que tienes que echar menos cantidad de leche de avena y tener claro que se evapora antes en la sartén al hacer la bechamel porque contiene más agua. Si sigues la receta, con estas cantidades sale una pasta perfecta.

Si lo de la bechamel vegana no te acaba de convencer también hay croquetas veganas muy fáciles de hacer que no necesitan bechamel, como las croquetas veganas de mijo.

 

Cómo hacer un menú vegano nutricionalmente completo con croquetas de espinacas y pera

Esta receta contiene:

  • Verdura de hoja verde y fruta: nos aportan vitaminas y minerales
  • Carbohidratos con el pan rallado y la harina que aportan carbohidratos

Para conseguir un menú nutricionalmente completo lo ideal sería:

  • Sopa de miso: una sopa de vegetales con un poco de miso como primer plato aporta calor al cuerpo para digerir mejor ahora en invierno y en ella puedes incluir el alga que quieras (con una cucharada es suficiente) para darle más minerales. También contiene la fibra que nos dan las verduras.
  • Humus en la variante que quieras. Sirve como paté y para untar las croquetas. Este aperitivo junto con un cereal integral forma una proteína completa pero no hace falta que ambos estén en la misma comida. Si has comido cereal, aunque tomes legumbre en la cena tu cuerpo tendrá la proteína que necesita.
  • Grasas: añade algún fruto seco espolvoreado en el humus.

Con este menú de cena todas tus necesidades nutricionales están cubiertas de forma fácil y sin gastar mucho dinero.

 

¿Has probado la receta? ¿Qué te ha parecido? Cuéntamelo en los comentarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.