Tipo de receta: Postre vegano
Comensales:
Tiempo de preparación: 10 min
Tiempo de cocción: 20 min
Ingredientes:
3 g de Stevia para el crujiente y otros 3 para hacer el almíbar
2 melocotones grandes
50 g de almendra molida
100 g de galletas maría veganas
Preparación:
1. Pelamos y cortamos los melocotones en trozos medianos. Los metemos en un cazo con un poco de agua y 3 g de stevia y dejamos que hierva durante 10 minutos. Reservamos
2. Convertimos las galletas en polvo. Esto se puede hacer de 2 maneras: Metemos las galletas en una bolsa de plástico y les damos golpes con un rodillo hasta que estén muy desmenuzadas (esta solución es ideal para soltar tensiones jeje) o Troceamos las galletas y las convertimos en polvo en la trituradora
3. Mezclamos el polvo de galleta con la almendra molida y 3 g de stevia en un bol con las manos. Aprovecha para hacer este paso de la receta con los niños, se lo pasarán en grande
4. En una fuente o en ollitas individuales colocamos la fruta en almíbar como base y la galleta y almendra por encima, espolvoreando desde las esquinas hacia el centro hasta que la fruta no se vea
5. Horneamos en gratinado 10 minutos a 180º

Crumble vegano de melocotón

/
Tipo de receta: Postre vegano
Comensales:
Tiempo de preparación: 10 min
Tiempo de cocción: 20 min
Ingredientes:
3 g de Stevia para el crujiente y otros 3 para hacer el almíbar
2 melocotones grandes
50 g de almendra molida
100 g de galletas maría veganas
Preparación:
1. Pelamos y cortamos los melocotones en trozos medianos. Los metemos en un cazo con un poco de agua y 3 g de stevia y dejamos que hierva durante 10 minutos. Reservamos
2. Convertimos las galletas en polvo. Esto se puede hacer de 2 maneras: Metemos las galletas en una bolsa de plástico y les damos golpes con un rodillo hasta que estén muy desmenuzadas (esta solución es ideal para soltar tensiones jeje) o Troceamos las galletas y las convertimos en polvo en la trituradora
3. Mezclamos el polvo de galleta con la almendra molida y 3 g de stevia en un bol con las manos. Aprovecha para hacer este paso de la receta con los niños, se lo pasarán en grande
4. En una fuente o en ollitas individuales colocamos la fruta en almíbar como base y la galleta y almendra por encima, espolvoreando desde las esquinas hacia el centro hasta que la fruta no se vea
5. Horneamos en gratinado 10 minutos a 180º

Aparte de las recetas frescas para verano me gusta utilizar frutas y verduras de temporada para hacer algún plato especial. Esta semana he probado con un postre típico de verano: crumble. melocotones_opt

Primero conoceremos de dónde viene y cuál es su receta básica para luego convertirla en un plato vegano.

El crumble

Es un pastel creado durante la Segunda Guerra Mundial en Reino Unido. Era una época donde el racionamiento condicionaba la forma de comer. Las tartas tradicionales pasaron a un segundo plano para ser sustituidas por platos con ingredientes más baratos. De ahí la aparición de este tipo de dulce que pasó a ser muy económico y popular.

El crumble en su versión original se componía de harina, mantequilla, azúcar y una base de fruta. Tenía forma de montaña y consistía en una base de fruta y el resto de los ingredientes “desmigados” por encima. De ahí viene su nombre, que en español significa “desmoronarse” y que muestra perfectamente la forma de este dulce tan sencillo.

El acabado se conseguía con un ligero toque de horno que daba aspecto y textura crujiente a los ingredientes más superficiales.

El resultado es un almíbar de fruta en la parte baja del pastel y otra crujiente como capa más superficial, mezclando texturas en una sola cucharada.

Se toma caliente o frío y se suele acompañar de yogur o helado, lo que completa la variedad de texturas de la que hablaba.

 

Variantes del crumble de melocotón

Os dejo otras ideas para crear vuestros propios pasteles:

  • Cambia la fruta: es mejor utilizar frutas de temporada y autóctonas (más barato) así que os propongo manzanas, peras, frambuesas, moras, higos, etc.. Los ingleses utilizan ciruelas, manzanas o frutos rojos.
  • Puedes ponerles especias como canela o vainilla. Si te gustan los sabores que recuerdan a tierra puedes incluir un poco de clavo o de nuez moscada (no te pases con la cantidad, que son sabores potentes).
  • Al hacer el almíbar he visto recetas con licores como brandy.
  • Puedes utilizar avellanas o nueces muy molidas en lugar de la almendra
  • Si cambias la galleta por avena lo ideal es mojarla con leche de arroz (con media taza de leche para una taza de avena es suficiente). Aquí tengo una receta de galletas de avena que también está muy bien.

 

 

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.