La calabaza: verdura redonda ideal para otoño e invierno. Calabaza al horno

/ /

Llega el frío y nos apetece algo caliente y con un dulzor natural. Este plato cubre esas mismas necesidades.


¿Te gustaría veganizar tu dieta mejorando tu salud y protegiendo el planeta sin carencias? 

Aprende cómo hacerlo por sólo 17€/mes en la ​

Escuela de Cocina Vegana Online La Mar de Rico

Hidden Content

La calabaza

La calabaza es una verdura redonda (igual que la col, la coliflor, las coles de Bruselas y el calabacín) y pertenece a la época de otoño y de invierno.

Este tipo de verduras redondas tienen un dulzor natural que nos permite que nuestro cuerpo se sienta en calma, centrado y estable. También refuerza el plexo solar, que es el centro de nuestras emociones.

Es ideal para que nuestro cuerpo sacie la necesidad de dulce, ya que si nos nutrimos a diario del dulce natural de las verduras, no tendremos que ir buscando un dulce extremo (chocolate, azúcar, productos de pastelería…) y no sufriremos las consecuencias devastadoras de estos productos (altibajos físicos y emocionales).

Propiedades de la calabaza

    • Tiene mucha agua (más o menos 92%), por lo que es una hortaliza muy baja en calorías, aporta alrededor del 25-30 kcal.
    • Su aporte en proteínas también es reducido, alrededor de 1 gramo, es más rico en carbohidratos, y cuanto más dulce sea la calabaza más carbohidratos tiene.
    • Es un alimento rico en fibra.
    • Antioxidante (retrasa la oxidación de las células provocada por la acción de los radicales libres)
    • Rica en betacarotenos o provitamina A (por eso es de color naranja), un flavonoide anticancerígeno.
    • Tiene vitaminas C, B, E y ácido fólico
    • Los minerales que contiene son: calcio, magnesio, manganeso y potasio.
    • Sirve para mejorar el corazón y la vista
    • Previene el cáncer

 

  • Su poder diurético previene el estreñimiento gracias a la gran cantidad de fibra que contiene.
  • Favorece la dieta de las personas diabéticas porque sus carbohidratos son de absorción lenta.
  • Sus pipas son semillas con muchísimas propiedades.
  • Se puede utilizar para todo tipo de platos: al horno, estofada, en salteado, incluso postres, pero siempre cocinada porque cruda  está muy dura.
  • Se puede congelar pero, al descongelarla se queda muy gomosa, por eso yo nunca la congelo.

 

 

Para que veáis un ejemplo de receta sencilla con este ingrediente, aquí tenéis el vídeo del canal de esta semana.

Si quieres saber más sobre cómo cocinar más verduras aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.