Omega 3, omega 6 y omega 9: grasas saludables

Para los veganos una de nuestras mayores preocupaciones es conseguir de forma adecuada todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.
Pero para eso hay que conocerlos bien, saber para qué sirven y dónde encontrarlos.
En este artículo encontrarás toda la información sobre este tipo de grasas tan necesarias.

Descarga gratis

4 recetas para potenciar el Omega 3

Las grasas

Las grasas o lípidos son macronutrientes, es decir, nutrientes compuestos por moléculas complejas que nuestro organismo necesita para realizar sus funciones vitales, igual que ocurre con los otros 2 macronutrientes: las proteínas y los hidratos de carbono.

Cada nutriente tiene su función y las grasas tienen como objetivo ocuparse de los sabores, de la saciedad (si comemos mucha grasa nos sentiremos llenos antes), transportar hormonas, ayudar a sintetizar elementos del sistema nervioso, son reservas energéticas importantes y recubren todas las paredes celulares, además de transportar vitaminas liposolubles.

Pero hay grasas de varios tipos.

esquema omega

Dentro de estos grupos hay que resaltar las grasas no saludables: las saturadas y las “trans”.

Las grasas saturadas son las que se acumulan en nuestro cuerpo bajo la piel y contienen numerosos tóxicos si derivan de los animales.

Las grasas “trans” se llaman así porque provienen de la transformación de grasas insaturadas en hidrogenadas, proceso que la industria suele realizar para evitar que se vuelvan rancias.

La mejor manera de evitar estos 2 tipos de grasas nocivas es no consumir fritos en aceites muy calientes ni reutilizados y tener una alimentación lo más natural posible consumiendo poca cantidad de aceites y siempre de primera presión en frío.

Ácidos grasos: omega 9, omega 3 y omega 6

Son 3 tipos de ácidos grasos que traen muchos beneficios al cuerpo.

Vamos a verlos por separado.

Omega-9

El omega-9 es un ácido graso monoinsaturado y también se le llama ácido oleico.

Sus funciones son proteger el corazón y retardar el envejecimiento (antioxidante). También ayuda a reducir el colesterol.

Lo podemos encontrar en el aceite de oliva, frutos secos, aguacate, aceite de coco y aceite de sésamo.

Omega-3

El Omega 3 es un ácido graso esencial, ya que nuestro cuerpo no lo produce y es básico para mantener buenos niveles de triglicéridos.

Se ocupa de la anti-inflamación y retarda el envejecimiento de la piel.

También es muy importante en la regulación de las funciones celulares, la memoria, la agilidad y el estado de ánimo.

Sin embargo, a pesar de sus funciones básicas, tiene otros beneficios:

  • Disminuye las molestias del síndrome premenstrual.
  • Normaliza la circulación sanguínea y el ritmo cardíaco.
  • Previene enfermedades autoinmunes.
  • Controla la presión arterial.
  • Favorece la absorción de calcio.

Está en las semillas chía, las semillas de cáñamo, semillas de calabaza, aguacate y col kale.

Hidden Content

Omega-6

Acido graso esencial o ácido linoleico. Está en los aceites de semillas extraídos en frío: sésamo, maíz, girasol, en las semillas de donde se saca los aceites y en los cereales.

Sirve para fabricar el acido araquidónico que fabrica sustancias inflamatorias, por eso el exceso de omega 6 favorece la inflamación crónica.

Evita que suba la presión arterial, combate el exceso de colesterol y regula el azúcar en sangre pero sólo si está en la correcta proporción con los ácidos grasos omega 3, es decir 1 a 1.

Para conseguir esta proporción hay que utilizar lo menos posible los aceites y sustituirlo por semillas de lino, linaza, cáñamo, aguacate o col kale, que contienen mucho omega 3.

¿Es necesaria la suplementación de Omega 3?

En principio, si llevas a cabo una alimentación natural con todos los nutrientes no deberías tener carencias y no necesitarías ningún tipo de suplementación.

Pero, si tienes una carencia concreta que quieres tratar, entonces no te queda otra que buscar un suplemento lo más completo posible.

Este tipo de suplementación necesaria se da en casos de carencias importantes de elementos como el hierro, el calcio, magnesio, vitamina B12 u omega 3, pero no suele ser lo habitual.
Por tanto, la suplementación sólo la utilizaremos en casos extremos.

Si el objetivo es reforzar el sistema con estos elementos es mucho mejor conseguirlos a través de elementos naturales, cuyos nutrientes se asimilan mucho mejor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *