Organizarse mejor en la cocina: cómo perder el miedo a cocinar

¿Cuántas veces te ha pasado que no quieres cocinar porque te da pereza y piensas que es demasiado trabajo? Eso puede ocurrirte porque hay que organizarse bien.

Mira a ver si en este artículo encuentras algún consejo que te facilite las cosas.


¿Te gustaría veganizar tu dieta mejorando tu salud y protegiendo el planeta sin carencias? 

Aprende cómo hacerlo por sólo 17€/mes en la ​

Escuela de Cocina Vegana Online La Mar de Rico

Hidden Content

Cómo cocinaba yo hace unos años

A lo largo de mi vida mi manera de cocinar ha cambiado mucho. Cuando me independicé mi cocina era algo improvisado según lo que me apetecía y muy desordenada, casi siempre compraba comida precocinada o hacía pasta, ensaladas y cosas a la plancha pero poco a poco fui cambiando y mi manera de comer también.

Unos años después me fui a vivir con mi pareja y empecé a organizar menús semanales muy sencillos, igual que había visto hacer a mi madre.

Entonces todavía éramos carnívoros pero todas las comidas tenían un primero y un segundo por lo menos y había un poco de todo.

Teníamos un menú más o menos equilibrado y sabíamos qué había que comprar cada semana, así que íbamos al supermercado a hacer la compra semanal los viernes y, si faltaba algo, al comercio de cerca de casa (más pequeño y más caro).

Esta capacidad de organizarse ya la había visto en casa de mis padres y me sirvió de mucho para establecer una rutina en la cocina (a pesar de que lo de hacer la comida no era mi fuerte), y gracias a eso empecé a ampliar mis posibilidades culinarias.

Por qué no queremos cocinar

Muchas veces la razón más importante de que la cocina se convierta en un mundo imposible de superar es que unimos esa labor a un trabajo arduo, complicado, agotador y demasiado constante. Nos gustaría cocinar un plato de vez en cuando, no tener esa obligación y que lo que hiciéramos fuera siempre un éxito.

Pero la realidad es que hay que cocinar todos los días y variado. Cuanto antes lo aceptes, mejor. Ahora toca entrar en acción y utilizar todas las herramientas posibles para ponértelo muy fácil.

Aparte de hacerte un menú semanal (tienes uno aquí para la época de primavera que puedes utilizar como base) vamos a ver varias soluciones para tenerlo todo a mano sin que te cueste mucho esfuerzo.

Qué significa organizarse en la cocina

Puedes poner en práctica estos consejos para facilitarte las labores culinarias:

1- Tener todas nuestras herramientas lo más a mano posible

  • Aprovecha los rincones para poner una estantería con ruedas donde colocar ingredientes o con cestas para las verduras o frutas.
  • Ranuras para cuchillos
  • Cuelga en una barra los utensilios de trabajo entre dos armarios facilitarás su alcance y ahorrarás espacio.
  • Has notado que la ventana de la cocina no tiene vista así que instalar una estantería en la ventana para colocar tarros y botellas vistosos, plantas o hierbas frescas puede ser una buena idea.
  • Guarda tus recetas impresas dentro de plásticos o fundas portadocumentos de modo que no se manchen cuando cocines. Puedes colgarlas de la pared cuando utilices la receta con algún aislante para tenerlas bien a la vista.
  • Utensilios básicos: espumadera, pala, pelador, bol redondo para batir, tijera, rallador, colador (metálico para hacer verduras al vapor, de cualquier material sirve como tamizador), pincel, pinzas.
  • Consigue una buena tabla para cortar y cuando vayas a cocinar coloca un recipiente para desechos cerca de ella (así no dependerás del cubo de basura).
  • Tener todo lo que vas a utilizar para cocinar cerca de tí facilita que disfrutes más de la cocina y que te canses menos. De este modo las ollas y sartenes deberían estar en una mesa cercana, donde también puedes colocar los ingredientes que vas a utilizar en tus recetas.

2- Cocinar varios platos a la vez en el horno

Los alimentos que necesitan una temperatura más alta se ponen arriba y los demás en las rejillas inferiores. Para conseguirlo compra rejillas extensibles de sobra para tu horno (en cualquier ferretería las puedes encontrar) que también te servirán como salvamanteles.

3- Congelar

Organiza tu congelador usando cestas adicionales en el congelador y utilizando tapers cuadrados y bolsas de congelación con etiquetas. Yo hago las etiquetas con cinta de carrocero y un rotulador permanente, así cuando reutilizo el recipiente cambio la etiqueta y listo.

Los líquidos pueden congelarse en forma de cubitos de hielo (el caldo, por ejemplo) y las hierbas frescas (perejil, cilantro, menta) en bolsas de congelación con etiquetas.

Pon indicadores en los cajones para evitar tener que abrir para comprobarlo.

Las croquetas, albóndigas y hamburguesas las congelo por individual y luego las meto en bolsas de congelación etiquetadas.

4- Orden

  • Apilar los envases.
  • Crea espacios colgantes en las puertas (con clavos o colgando un zapatero de polectileno). Te servirán para almacenar las hierbas, especias y frutos secos.
  • Coloca rejillas colgantes
  • Los alimentos secos en botes con tapa de rosca para protegerlos de la humedad.

5- No llenar la cocina de utensilios

Algunos se emplean pocas veces. Aquí tienes algunas ideas para sustituirlos:

  • Un colador puede servir para hacer verduras al vapor en una cacerola ancha, apoyándolo en el borde, sobre el agua hirviendo y añadiendo las verduras.
  • Con un tenedor podemos exprimir cítricos
  • Usa los alicates como cascanueces
  • No te hace falta una manga pastelera. Puedes hacer una con una bolsa de plástico o haciendo un cono de papel y cortándole la punta.
  • ¿Moldes para galletas? Tampoco son necesarios. Basta con la boca de una copa o de un vaso pequeño.
  • Si no tienes rodillo, utiliza una botella de vino vacía.
  • Mientras congeles rodajas de cítricos siempre tendrás decoración y para refrescos en verano y un sistema natural para enfriarlos.
  • Cuando no tengas vasos suficientes para una macedonia sírvela dentro de una fruta que has vaciado antes (sandía, limón o naranja). Como resultado tendrás una presentación vistosa que queda genial.

6- Trucos para ahorrar en la compra

Varios métodos:

  • Cocina el doble y congela la mitad de lo que has cocinado
  • Acostúmbrate a comprar sólo lo que has apuntado en tu lista, de esta manera no consumirás productos que no necesitas. ¿Y si mientras haces el menú semanal elaboras la lista que necesites? Coloca la lista en la nevera o cerca de ella para tenerla a mano.

¿Te apetece un último truquillo para pic-nic que a mí me ha hecho un par de favores? Cuando vayas a salir de pic-nic pega con cinta aislante o celo el sacacorchos a la botella, así nunca se olvida. 🙂

Ahora que tienes todo en su sitio seguro que vas a tener más ganas de utilizar la cocina. ¿Te animas a probarlo y me cuentas?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.