Quiero ser vegano: errores más comunes durante el cambio

Si has decidido ser vegano o acercarte a este tipo de alimentación ¡enhorabuena! Es todo un paso. Pero es importante que en tus comidas estén presentes todos los nutrientes que tu cuerpo necesita, aunque eso se puede conseguir perfectamente sin necesidad de utilizar proteína animal, lácteos, huevos o cualquier material de origen animal (incluyo el aceite de palma y material testado en animales), independientemente de que tus razones se basen en la ética o en la salud.


¿Te gustaría veganizar tu dieta mejorando tu salud y protegiendo el planeta sin carencias? 

Aprende cómo hacerlo por sólo 17€/mes en la ​

Escuela de Cocina Vegana Online La Mar de Rico

Hidden Content

Errores a nivel nutricional

Lo primero, déjame que te hable de los tipos de nutrientes necesarios: carbohidratos, grasas saludables (no saturadas), proteínas, vitaminas, minerales y fibra (si quieres más información sobre dónde encontrarlos sigue este enlace).
Para que tu forma de alimentarte contemple todas tus necesidades nutricionales a la vez que disfrutas de todas las ventajas que aporta a la salud, es mejor que no cometas este tipo de errores.

1- No informarte sobre lo que tu cuerpo necesita.

Un cambio hacia un estilo de vida y dieta vegetariana tiene que ir unido a un aprendizaje. Vas a comer de otra manera, vas a utilizar productos nuevos y otras maneras de cocinar los que ya conoces, vas a sustituir muchos alimentos por otros con propiedades y sabores distintos y cambiarás tus rutinas. Esto conlleva un periodo de adaptación. Lee libros, haz algún curso y realiza el cambio de una manera paulatina.

2- Basar tu alimentación en productos preparados

Es muy fácil no preparar comidas y comprarlo todo hecho. Además son tan apetecibles… pero no como algo habitual, aunque pueden ayudarte a complementar la dieta.
Además, es conveniente leer los componentes de lo que compras y, si no los conoces, no consumir ese producto. Todos los envases suelen llevar conservantes, colorantes, azúcar, sal y otros químicos que pueden no ser muy adecuados a tu condición vegan.
Para mí lo mejor es utilizar cuantos menos productos envasados mejor. Así basas tu alimentación en frutas, verduras, legumbres, cereales y frutos secos con posibilidades infinitas.

3- Comer mucha grasa

Si comes muchos aceites y frutos secos te sentirás cansado, tu piel estará más grasa y te sentirás pesad@, aparte de que esta costumbre puede hacerte ganar peso fácilmente. Atent@.

4- Pasar hambre.

No hace falta. Puedes comer más cantidad que antes, cuando comías carne, porque eso no te va a afectar mucho negativamente. Además, como consumes más verduras, éstas tienen menos calorías que las proteínas animales y necesitas más cantidad para saciar tu cuerpo. Si comes menos te agotarás fácilmente, te sentirás débil y puedes dañar tu metabolismo.

A nivel psicológico y emocional

5- Sentirte culpable si tienes una recaída o si no eres vegano al 100% ya

Deja la exigencia aparte, no te va a traer ningún beneficio. Todo lleva su tiempo y su proceso. A todos nos ha pasado eso de ir a casa de alguien y saltarnos nuestros objetivos. No pasa nada.

6- Convertirte en un vegano extremo

Los extremos nunca son buenos. Las razones por las que has decidido ser vegano son muy razonables pero no hace falta convertir a todo el mundo ni imponer tus criterios. Es tu opción, no la de los demás, y el mismo derecho tienen los demás que tú a elegir sus preferencias. El ejemplo es la mejor manera de darle valor a tu opción.
En cuanto dejes de ser radical y se vean tus avances los demás querrán participar. Y si no lo hacen, no te tratarán con rechazo.

7- Pensar que lo vegano es sano por definición

No es así. Hay muchos productos procesados que no llevan elementos de origen animal pero que no son los idóneos para cubrir tus necesidades, además de la cantidad de azúcar que llevan (un producto vegano pero muy poco sano). Hablo de bebidas, hamburguesas y salchichas, zumos y hasta algunos tipos de pan.

8- No comentar en tu entorno tu decisión

Es mejor que lo sepan y que se lo transmitas con naturalidad. Si no lo haces, pensarán que estás haciendo una dieta extrema o que tienes algún problema de salud o nutricional y no lo aceptarán bien. Esta comunicación también te facilitará el que haya recursos para ti en reuniones familiares, con amigos e incluso profesionales.

Conclusión

9- Si te sientes débil, hazte un análisis

Escucha a tu cuerpo. Indica a tu médico que has seguido durante un tiempo una dieta vegetariana estricta y que necesitas comprobar elementos como la vitamina B12 o el hierro. Así, si hay alguna carencia puedes ponerle remedio a tiempo.

10- Si algo no te sienta bien, no lo comas

Al probar esta nueva manera de alimentarte seguro que vas a encontrar productos muy sanos pero que tu cuerpo puede no asimilar muy bien. No importa. Evítalos durante un tiempo y consume otros en su lugar. Por ejemplo, si no digieres bien el seitán, deja de consumirlo y sustitúyelo por legumbres con cereal, que también aportan proteína completa. Pasado un tiempo tu cuerpo habrá cambiado y seguramente lo asimilará mejor.

 

Como véis, es un proceso lento pero con muchos aspectos a tener en cuenta. ¡Ánimo! Estás en el buen camino.

 

7 comentarios

  • Mónica says:

    Estoy de acuerdo en todo lo que has escrito y añadiría no comer tantos cereales especialmente cereales con gluten y limitar los almidones y comer más fruta y verdura especialmente fresca y cruda

    • Mar says:

      Hola Mónica!
      Gracias por tu comentario
      La idea de limitar los almidones me encanta, pero aumentar los crudos no necesariamente (a mí no me sientan bien en temporadas de frío), aunque sí estoy de acuerdo en consumir mayor candidad de productos naturales 😉

  • vistaero says:

    Estoy de acuerdo en que no se le debe imponer a nadie el veganismo, básicamente porque no funciona. Gastarás energía y tu salud mental en únicamente lograr que te odien a ti y al veganismo en general.

    Pero en absoluto no se debe hacer porque “Es tu opción, no la de los demás, y el mismo derecho tienen los demás que tú a elegir sus preferencias”.

    El veganismo no debería ser una opción, debería ser el único estilo de vida que pueda adoptar una persona. Porque simple y llanamente no es éticamente correcto que un humano siga un estilo de vida basado en la discriminación arbitraria contra otros seres sintientes.

    Pero una vez más, que el veganismo sea el camino correcto no significa que debamos imponerlo a la fuerza, ya que no hay modo de hacerlo sin obtener el resultado contrario.

  • Alicia says:

    Hola, me gustaría empezar desde cero me puedes ayudar?

    • Mar says:

      ¡Hola Alicia! Claro que sí!
      Los primeros pasos que aconsejo siempre son 2:
      1- Cambia los cereales que utilizas (arroz y pasta, por ejemplo) por cereales integrales
      2- Sustituye la leche por una bebida vegetal (la leche de arroz es la más dulce y a los niños les encanta, la leche de avena o de almendras también sirve pero es importante que no tenga azúcar, la leche de soja no la recomiendo porque sabe mucho a hierba y son más beneficiosas las que te he nombrado).
      Echa un vistazo al apartado “Retos para el cambio”, donde tienes más ideas.
      En breve publicaré un post con los primeros pasos.
      Te acabo de enviar un menú de un día por si te sirve.
      Seguimos en contacto
      Un abrazo
      Mar

  • daniela says:

    yo tambien acabo de iniciar por favor enséñame

    • Mar says:

      Hola Daniela!
      Para empezar te recomiendo la guía para ser un vegano lleno de energía. Son artículos que estoy publicando los lunes y te van a venir muy bien para dar tus primeros pasos.
      Espero que te sirva
      Un abrazo vegano
      Mar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.